Episodio 16 - Servicios jurídicos en el mundo digital (Parte II)

Episodio 16 - Servicios jurídicos en el mundo digital (Parte II)

Escucha el podcast completo aquí:

 

Emprender con todas las de la ley

Sabemos que emprender no es fácil, pero si lo hacemos de la manera correcta vamos a evitar muchos problemas y dolores de cabeza en el futuro. Para ello, tener las condiciones jurídicas básicas es muy importante a la hora de presentarse cualquier inconveniente y garantizar los derechos que la ley nos otorga.

Muchos emprendedores por tema de presupuesto, incluso por la misma ansiedad de comenzar a vender, generar marketing y muchas otras cosas, se olvidan de la parte legal y esto en el futuro inmediato les pasa factura incluso más costosas por no hacerlo en el tiempo correcto o simplemente por no construir las bases jurídicas correctas.

Ver a los abogados como las personas que solo se necesitan para sacar de apuros y resolver los problemas legales de la mejor manera posible es una práctica que debe quedar atrás, incluso podemos ver a estos asesores legales como una inversión a largo plazo porque pueden darnos herramientas que sirvan para evitar situaciones legales complicadas a futuro y asentar bases que guarden nuestros derechos ante la ley.

Se debe tomar en cuenta que las ventas en línea y todo lo referente al ecommerce también están regulados por la ley y esto además de términos y condiciones por uso web que deben estar bien formuladas para que cumplan con la normativa.

Las obligaciones de cada comercio online hacia los usuarios son los mismos que los comercios y tiendas físicas; para que esto se cumpla muchos entes gubernamentales encargados de las regulaciones comerciales de cada país han extendido sus competencias para la protección de los clientes y/o usuarios que participan de operaciones en portales web.

La firma Veló Legal con la finalidad de acercar la asesoría legal a los emprendedores y empresarios de todos tamaños, ha diseñado paquetes que dependiendo del modelo de negocio crean una visual más amigable de las obligaciones legales y un panorama más claro de todo este tema que para muchos, es un tanto pesado.

El comercio desde casa necesita de documentación jurídica

Con la situación comercial presentada a causa de la pandemia, muchas personas comenzaron a realizar intercambios comerciales para generar ingresos adicionales desde sus casas y la duda acerca de la necesidad sobre adquirir algún documento que valide ese negocio o no, llegó a muchas de estas personas, cuya respuesta es tan simple como que todo negocio necesita lo que en Panamá se conoce como el aviso de operaciones (o el equivalente en su país) y esta es una licencia para poder operar comercialmente tanto como persona jurídica como persona natural.

Este aviso de operación se relaciona a la municipalidad de manera que se generen los impuestos correspondientes que se atan a las obligaciones de cada comercio.

 

Negocios que aún no comienzan a operar pero están listos y establecidos

 

Estos negocios establecidos tuvieron que decidir si querían hacerlo a título personal o persona jurídica, así que si quieres establecer un modelo de negocio que en principio no genere ingresos pero aun así estar listo para hacerlo esta es la primera decisión que debes tomar.

Seguidamente se debe obtener la permisología adecuada como el aviso de operación, la inscripción en el municipio y en DGI (Dirección general de ingresos) para obtener el Ruc (registro único de contribuyente) y diseñar los contratos y documentación correspondientes para cada modelo de negocio.

Registro de una marca

 

El registro de una marca no es obligatorio y por esta razón probablemente muchas personas no lo hacen, sin embargo al no registrar una marca se exponen a diferentes riesgos. Sin el registro de la marca toda la creación y esfuerzo podría estar desprotegida legalmente.

A medida que los negocios avanzan crece su reputación y se van ganando su lugar en el entorno comercial, de esta manera también crece el número de personas que quieran aprovecharse de este éxito. Entonces aunque no sea obligatorio, el registro de la marca es recomendado para la protección de la propiedad intelectual y lo que esto conlleva.

Por ejemplo, al registrar una marca cuentas con los derechos exclusivos de esta marca y si alguna otra persona te copia o utiliza una marca parecida a la tuya podrás ejercer legalmente tus derechos en contra de quien infrinja los tuyos. Estas marcas registradas también crean un valor para la compañía o emprendimiento. Una marca también se convierte en un bien, es decir, al adquirir cierto valor esta marca se puede vender, licenciar o franquiciar.

Este registro no debería verse como un gasto, sino más bien una inversión ya que aporta credibilidad al producto o servicio que lo ampara y esto te facilita tomar acciones legales en caso que tengas algún producto o servicio que hayan duplicado o falsificado y por eso muchos asesores legales recomiendan tener el registro de la marca como una prioridad al momento de iniciar tu negocio o emprendimiento ya que se puede convertir en un activo muy valioso.